Rotura de tendón de Aquiles y Secuelas

Prevenir y resolver secuelas tras la rotura del tendón de Aquiles

Es posible que tras la rotura del tendón de Aquiles te preocupe la aparición de secuelas como hinchazón, dolor o pérdida de masa muscular.

Muchas de ellas tienden a resolverse por sí solas, pero lo mejor es ser conocedor de lo que debemos esperar para poder reaccionar a tiempo y evitar mayores inconvenientes.

Este artículo sólo es el primer paso de muchos que te voy a facilitar para que puedas minimizar esas secuelas de la mejor manera.

En el año 2017 tuve una rotura del tendón de aquiles del 80% y fui intervenido.

La información que hoy te traigo la he vivido como profesional y en primera persona como paciente.

Secuelas más habituales tras la lesión del tendón de Aquiles:

  1. Pérdida masa muscular.
  2. Dolor tras la cirugía reparadora del tendón de Aquiles.
  3. Falta movimiento del pie.
  4. Hinchazón de la pierna.
  5. Falta de sensibilidad.

1. Pérdida de masa muscular.

La pérdida de masa muscular es una de las más frecuentes secuelas tras la rotura del tendón de Aquiles.

Desde el comienzo de la lesión, la musculatura pierde el tono y el volumen.

Tras la cirugía y el proceso de inmovilización esa pérdida puede hacerse más evidente, lo que dificulta en algunos casos la recuperación.

Una rehabilitación precoz con ejercicios muy suaves y progresivos desde el inicio son fundamentales para comenzar a revertir esta falta de masa muscular.

Verás en el libro descritos todos los ejercicios que puedes realizar para tu completa recuperación.

2. Dolor tras la cirugía.

El dolor, de por sí, es el síntoma más habitual en la mayoría de cirugías, ya no sólo traumatológicas.

La lesión del tendón de Aquiles, aunque no destaca por ser dolorosa, puede sentirse más tras la intervención quirúrgica reparadora.

Un dolor moderado a intenso que se controla con antiinflamatorios en las primeras 24-72 horas puede ser razonable tras la cirugía. En este caso puede haber dolor nocturno debido al proceso de inflamación postquirúrgica.

El dolor debe ir disminuyendo a medida que transcurren los días, aunque es de esperar que tras el inicio de la movilización y rehabilitación aparezcan dolores leves a moderados, y que también deben ser bien tolerados.

Dolor de tipo quemante que no cede con antiinflamatorios. Puede darse un proceso de compresión a causa de la férula. En este caso corresponde revalorar la colocación de una nueva o pasar al uso de la bota walker.

También la inmovilización puede ser un causante de dolor articular. Como ves, la rehabilitación jugará un papel fundamental en tu vuelta a la normalidad.

Si se da el caso de la aparición de dolor fuera de estos términos, puede ser interesante que te valore tu terapeuta de referencia.

Para resolver algunas preguntas urgentes sobre tu rotura del tendon de Aquiles, suscríbete y descárgate gratuitamente el capítulo 8 de mi libro Rotura del Tendón de Aquiles.

3. Falta de movilidad en el pie.

Otro de los inconvenientes más comunes es la falta de movimiento en el pie, sobre todo en la articulación del tobillo.

Suele darse mayoritariamente en fases iniciales tras el fin de la inmovilización total con la férula.

Sin embargo, en algunas ocasiones esta condición continúa en el tiempo debido al acortamiento del tendón que impide el movimiento completo que la articulación podría permitir.

Es más probable que ocurra si no se trabaja bien este aspecto durante la rehabilitación, o peor aún, si no te mandan a hacer rehabilitación.

Te cuento que este artículo lo tienes ampliado en el capítulo 7 de mi libroRotura del tendón de Aquiles. De la lesión a la rehabilitación“, entre las páginas 189 y 197.

4. Hinchazón de la pierna.

La hinchazón de la pierna también es una de las secuelas más comunes tras la cirugía del tendón de Aquiles.

Durante los primeros días, las alertas, que no alarmas, estarán puestas en dolores de tipo isquémicos, nocturnos y que noceden con los antiinflamatorios convencionales. En estos casos puede estar dándose un dolor causado por la compresión de la férula sobre la pierna inflamada.

Más allá de este evento adverso, el edema o inflamación son muy frecuentes en los primeros días tras la cirugía, ya que los tejidos necesitan aporte sanguíneo para cicatrizarse.

Con el correr de los días y semanas esta condición deberá ir reduciéndose, y quedará focalizado a los momentos de estar de pie o de realización de los primeros ejercicios.

Si con el correr del tiempo no termina de desaparecer, debería ser valorado por tu profesional de la salud de referencia para tomar las medidas oportunas. Te explico alguna de ellas en el libro en caso de que lo necesites.

Antes de continuar, suscríbete y descarga gratis:

Capítulo 8:
“Respuestas Urgentes”

del libro “Rotura del tendón de aquiles. De la lesión a la rehabilitación”:

5. Falta de sensibilidad en el pie.

Otra de las condiciones que pueden presentarse es la falta de sensibilidad en la región de la pantorrilla y el pie.

Al igual que en las anteriores, en lo primeros días tras la cirugía del tendón de Aquiles puede ocurrir una pérdida de sensibilidad en alguna de las zonas cercanas, a causa de la compresión o del propio proceso inflamatorio.

También deberá ir disminuyendo de forma gradual, sobre todo tras la retirada de la férula.

Si este cambio no se produce, necesitarás ser explorado en mayor profundidad por tu profesional de referencia.

Existen medidas que se pueden tomar para paliarlo, pero también se podrá solicitar un electromiograma en caso de sospecha de alteración de la conducción nerviosa.

LIBRO: “ROTURA DEL TENDÓN DE AQUILES”

Te recomiendo el libro como referencia global para todo el proceso de rehabilitación, ya que en él tendrás descrito por quincenas todo lo que puedes hacer para recuperarte de la mejor manera.

Si quieres, puedes ver el libro con mayor profundidad haciendo clic en el siguiente enlace.

No lo digo yo, lo dice la ciencia:

También te puede interesar:

2 comentarios

Genial el artículo. Me quedo más tranquilo. Llevo un mes tras la operación y aún no me han hecho rehabilitación. Enhorabuena por tu libro; lo acabo de comprar. mira que he buscado info y aquí la tengo toda junta! jaja
Gracias otra vez!
Tony

Hola Tony!
Me alegra que te haya servido la información. Ahora toca comenzar progresivamente a ejercitar.
Un saludo y gracias por tu voto de confianza.

Deja una respuesta