Alimentos Buenos para los Tendones

Qué Comer para Fortalecer tus Tendones

Quiero compartir contigo todo mi conocimiento como fisioterapeuta y como paciente que ha vivido una rotura de tendón de aquiles en primera persona, y además acompañar y mostrar cómo puedes alimentarte ante una lesión en tus tendones.

Tras haber vivido la experiencia de la rotura de mi tendón de aquiles izquierdo (puedes ver la historia completa y toda la rehabilitación en el enlace), fueron muchas las opciones a tener en cuenta para mi convalecencia.

Sutura percutánea del tendón de aquiles
Mi pie en el post operatorio. Haz clic para ver el artículo.

Tener una correcta alimentación y aporte adecuado de suplementos que podían ayudarme a recuperarme de la mejor manera posible, no sólo a mi tendón de aquiles sino también al resto de tendones y estructuras similares, eran algunas de las premisas.

Si bien es cierto que en su momento sólo recurrí a dos de ellos por recomendación de un gran compañero, hay que destacar al menos, una lista de cinco factores nutricionales que pueden ser totalmente imprescindibles a la hora de intentar darle el sustrato adecuado a nuestros tendones para su correcta recuperación a la par que se trabaja con fisioterapia.

Lo que vas a encontrar en este artículo:

  • Una breve descripción de la estructura y particularidades de los tendones.
  • Una infografía con estos cinco alimentos y nutrientes.
  • La descripción individual de cada uno de ellos y sus funciones en los procesos fisiológicos que intervienen.
  • Alimentos que poseen algunos de estos componentes.
  • Información relevante para ayudar a mejorar los síntomas de tus tendones.
  • Enlaces a los suplementos nutricionales que pueden ayudar a reforzar esa necesidad.
  • Al final del artículo, un resumen con lo que yo haría a día de hoy.

Cuál es la función de los tendones.

Los tendones, como bien sabemos, son la estructura en la que finalizan los músculos antes de insertarse en un hueso. Su función es la de aportar dinámica a nuestros cuerpos mediante la contracción, dando movimiento a las articulaciones a través de las cuales discurren.

Están localizados a lo largo de todo el cuerpo y tienen diferentes longitudes y grosores, dependiendo del tipo de movimiento y esfuerzo que deban realizar.

Ahora bien, ¿Por qué nos debe interesar saber de qué están compuestos los tendones? Muy sencillo; saber cuáles son sus componentes nos ayudará a entender qué alimentos o nutrientes debemos añadir a nuestra vida diaria para mantener un aporte suficiente, y que al mismo tiempo nos sirva de refuerzo si requerimos de fisioterapia.

Qué tipo de tejido se encuentra en los tendones.

Sin entrar en demasiados tecnicismos, la idea de este apartado es aclararte de qué manera se conforman los tendones, qué estructuras juegan un papel principal y qué elementos son indispensables para su síntesis o creación.

A nivel general, los tendones se componen generalmente de entre el 65% y el 80% de colágeno, mayoritariamente tipo I, fibroblastos en un 20% (son las células del tendón) e incluye entre el 1% y el 2% de elastina embebida en una matriz extracelular acuosa de proteoglicanos.

El resto de la estructura tendinosa la conforman los tenocitos y tenoblastos alojados entre las fibras de colágeno y la sustancia fundamental que rodea al colágeno, incluyendo los proteoglicanos, glicosaminoglicanos, glucoproteínas estructurales y otras moléculas pequeñas.

Las sustancias inorgánicas componen menos del 0,2% de la masa seca del tendón, siendo el calcio la sustancia más abundante de los componentes inorgánicos.

Te preguntarás por qué motivos he añadido al listado algunos de los componentes, aunque ya te he dado una breve introducción. En las siguientes líneas te explicaré sus funciones, qué alimentos nos proveen de ellos, y qué suplementos puedes añadir a tu alimentación para nutrir a tus tendones correctamente.

Infografía Alimentos tendones

Agua

Casi sin necesidad de presentación, el agua es el principal componente de nuestro cuerpo, siendo evidentemente una parte importante de los tendones.

Teniendo en cuenta los hábitos de nuestras sociedades en los últimos tiempos en cuanto al consumo de bebidas de todo tipo, es mi obligación insistir en que haya un consumo mínimo de agua de dos litros al día; aunque estas necesidades dependen siempre de diversos factores (edad, sexo, actividad, estado de salud, etc.).

El agua o medio acuoso es donde se produce la mayor parte de nuestras reacciones químicas; tiene sentido beberla, ¿verdad?

Omega 3

Los ácidos grasos omega 3 son, como dicta su nombre, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga y muy larga, que se encuentra en gran proporción en algunos pescados, mariscos y vegetales.

Llevamos años escuchando las interesantes propiedades cardiovasculares ,pero el motivo principal del beneficio que nos puede dar el consumo de ácidos grasos omega 3 se debe a que reduce la expresión de los genes encargados de la respuesta inflamatoria, entre otros efectos directamente relacionados con los procesos inflamatorios; incluso, en el año 2017 se observó que un tratamiento oral de ácidos grasos omega 3 se favorecía la regeneración de los nervios en ratones; algo como mínimo, prometedor.

Omega 3 Inflamacion
Ácidos Omega 3 y la respuesta inflamatoria

Un error común es consumir mayor cantidad de ácidos grasos omega 6 que de omega 3. Esto se debe a la utilización de harinas no integrales, a la cocción de los alimentos con aceites de baja calidad (es decir, de cadena corta), o al consumo excesivo de alimentos elaborados o de comida rápida.

Poder revertirlo depende de nosotros, y de algunos cambios en nuestros hábitos.

Como decía antes, los ácidos grasos omega 3 se encuentra en alta proporción en algunos alimentos en concreto. Entre los pescados, el más conocido es el salmón, pero también puede consumirse otro tipo de pescado azul, como la sardina. Si se diera el caso de que no te gusta el pescado, o simplemente quieres suplementar de manera natural tu consumo de omega 3 durante un tiempo, puedes recurrir al consumo de cápsulas de aceite de pescado, las cuales pueden representar una buena manera de ayudarte.

Cuando sufrí la rotura de mi coloquialmente llamado talón de aquiles (puedes leer la historia en este enlace), utilicé esta marca de aceite de pescado, pero puedes utilizar la que desees.

En cuanto a las semillas, nos encontramos varias opciones interesantes, ya que las semillas de lino tienen un porcentaje elevado de omega 3, así como las semillas de chía y de calabaza.

Añadirlas a nuestros alimentos puede ser una oportuna manera de aportar el sustrato necesario para nutrir correctamente a nuestros tendones.

No olvides triturar las semillas de lino para poder aprovechar al máximo sus nutrientes. En cuanto a la chía, lo mejor es dejar las semillas en remojo para que formen una sustancia gelatinosa en conjunto con el agua.

Algunos frutos secos también tienen proporciones de omega 3 suficientes como para tenerlos en cuenta. De ellos, las que más nos aporta son las nueces; sin embargo, presentan un alto contenido en omega 6, por lo que no es recomendable como única fuente sino que debería ser combinada con otros alimentos con mejor proporción entre omega 3 y omega 6.

Con respecto a los aceites, el que más proporción tiene es el aceite de linaza, pero también lo poseen el aceite de colza (canola, nabina) y el aceite de soja, entre otros.

Entre las frutas y verduras se hallan el brócoli, la espinaca, las judías, las coles de bruselas, el aguacate o palta, la coliflor, el mango, y las moras.

También algunas carnes de ganado alimentado con pasto poseen mejor proporción de omega 3 con respecto a las alimentadas con pienso. Particularmente, no soy de los que recomiendan aumentar ingesta de carne; considero que hay otras alternativas que  se pueden escoger en su lugar.

Magnesio

El magnesio es un mineral fundamental para la vida, ya que forma parte de estructuras tanto vegetales como animales.

Su funciones en nuestro organismo son vitales. Entre ellas, formar parte del hueso, estabilizar la estructura del ADN y ARN, favorecer reacciones químicas, o la relajación muscular.

Desde que en la agricultura se eliminó el abono del ganado como fertilizante, el consumo de magnesio disminuyó, y si le sumamos una alimentación desproporcionada y sin planificar, puede que en algunas personas haya derivado en un consumo deficiente.

Podemos encontrarlo en una amplia variedad de alimentos, como por ejemplo frutos secos, cereales, legumbres, germinados y un alimento muy apetitoso para muchos, que verás unas líneas más abajo 😉

En los frutos secos lo encontramos en almendras, nueces, anacardos, piñones, pistachos y avellanas.

En las semillas también hay una amplia variedad de opciones. Las semillas de cáñamo, las pipas de girasol, de sésamo, las semillas de lino y las semillas de calabaza también poseen magnesio y constituyen una interesante manera de aportar los nutrientes que nuestros tendones requieren.

Los cereales son una fuente de magnesio, a saber: avena, trigo, arroz integral y salvado de arroz, y el mijo son algunos de los alimentos que nos brindan este nutriente.

Tampoco se quedan atrás las legumbres, ya que los cacahuetes -sí, son legumbres-, la soja, las alubias, las judías, lentejas y garbanzos también alimentan a nuestros tendones con un aporte interesante de magnesio.

Y cómo no contarte ese pequeño descubrimiento personal. El chocolate negro (sí, el negro negro), que posee unos 500mg de magnesio por cada 100gr. Tras él vienen vienen la harina de soja y las almendras. Así que ya puedes consumirlos sin culpa, pero con moderación.

Por todo esto, te doy una pequeña gran recomendación. Si quieres aportar un extra de magnesio a tus tejidos blandos, te paso el enlace de comprimidos de colágeno con magnesio de Ana María Lajusticia, química y divulgadora de una alimentación bien planificada y proporcionada, además de creadora de una marca seria de complementos nutricionales.

Pero no olvides comenzar a añadir a tu vida diaria al menos algunos de los alimentos antes mencionados.

Cuáles son las Vitaminas para fortalecer los tendones

Vitamina A

La vitamina A o retinol es una vitamina de tipo liposoluble, importante en algunas funciones del organismo como son la visión nocturna, la fertilidad, el crecimiento de los huesos, la resistencia frente a infecciones, la producción de anticuerpos, o incluso en materia de fertilidad.

En una revisión sistemática (observación de varios estudios; uno de los niveles más altos de evidencia) en la que se analizó el papel de las vitaminas y aminoácidos, se observó que la vitamina A mostró efectos directos en la síntesis de tejido de la matriz extracelular; es decir, el tejido que sujeta a nuestras células y da forma a nuestro cuerpo.

Con ello, en una fase de reparación de tejidos como puede ser en nuestros tendones, el aporte de de esta vitamina puede ser de gran ayuda.

La vitamina A preformada se encuentra en el hígado de los animales, y representa la fuente de mayor proporción.

Los carotenoides son los precursores de la vitamina A en los alimentos de origen vegetal. El betacaroteno es un tipo de carotenoide.

Si no te gusta el hígado o no consumes carnes, puedes optar por la zanahoria, el brócoli, la batata, la col rizada, la mantequilla, la espinaca, calabaza, lechuga, melón, huevo, papaya, mango, o guisantes.

No debemos olvidar que la vitamina A es liposoluble, por lo que no se elimina tan fácilmente como las vitaminas hidrosolubles. El exceso de su consumo puede dar lugar a toxicidad con síntomas muy variables. Como siempre digo, todo con moderación.

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico es una de las vitaminas que los seres humanos no podemos sintetizar en el hígado, por lo que su consumo es vital para nuestra salud, ya no sólo de los tendones, sino en general.

Su gran poder antioxidante le otorga beneficios que todavía no se han terminado de cuantificar. Algunos de ellos son de refuerzo inmunológico, fijación del hierro, metabolización de las grasas, cicatrización de heridas, y la que más nos interesa en este caso, la producción de colágeno en conjunto con su poder antioxidante que repercute en la curación de los tendones (misma revisión sistemática que la de la vitamina A). Éste es el motivo por el cual debemos hacer un aporte sustancial de esta vitamina.

No existe demasiado consenso de cuál es la dosis diaria recomendable; si sumamos que por una parte, el exceso de vitamina C se elimina en cuatro horas (es una vitamina hidrosoluble cuyo exceso se elimina a través de la orina), y por otra parte el exceso podría favorecer la aparición de cálculos renales, terminamos comprendiendo por qué existe tanta diferencia de ingesta entre unas recomendaciones y otras.

Hasta hace no demasiado tiempo, se recomendaba el consumo de naranjas como fuente principal de esta vitamina, pero encontraremos otros alimentos que también nos ayudarán.

Vitamina C tendones
La vitamina C y su función curativa de los tendones

Entre los alimentos que más encontramos con porcentaje de vitamina C, encontramos algunos que pueden ser algo más difíciles de encontrar o menos habituales, dependiendo de nuestro lugar de residencia, como la ciruela kakadu, el camu camu, el escaramujo o la acerola.

Luego, en el siguiente escalón, ya más asequibles y aún con un alto contenido en vitamina C (y en orden decreciente), están la guayaba, grosella negra, pimiento rojo, chile, perejil, kiwi, uva, col rizada, brócoli, coles de bruselas, fresas, caqui, papaya, naranja, limón, entre otros.

Una particularidad con la naranja es que a pesar de que no es de los alimentos que más vitamina C aportan, sí lo hace en forma de zumo o jugo, ya que requiere de más de una naranja para ser consumido, por lo que cubriría de esta manera los requerimientos mínimos diarios.

Hay que tener en cuenta que el zumo tiene mayor índice glucémico y mayor aporte calórico que la fruta en sí, y no sería lo más recomendable en personas con sobrepeso o diabetes.

Vitamina E

La vitamina E (tocoferoles y tocotrienoles) es el antioxidante liposoluble más importante y es fundamental para el metabolismo de todas las células. Protege a los ácidos grasos poli-insaturados del estrés oxidativo.

Según estudios, la interleukina-6 o Il-6 (una glucoproteína implicada en procesos inflamatorios), que se eleva tras el ejercicio muscular, pudo ser disminuida con suplementos de vitamina C y E, por lo que podemos deducir que el consumo de estas vitaminas nos interesa para reducir esa respuesta pro inflamatoria.

Los alimentos que nos proveen de esta vitamina son sobre todo de origen vegetal. Los aceites que se pueden consumir son el aceite de girasol, de nuez, de sésamo, de lino, de colza y de soja.

Los frutos secos también aportan un alto contenido en vitamina E como las avellanas, nueces, almendras y pistachos.

También podemos encontrar buenas fuentes de vitamina E en alimentos como cacahuetes, aguacate o palta, espárragos, albahaca, orégano, albaricoques, aceitunas, espinacas.

Qué Alimentos Contienen Colágeno.

Finalmente, nos adentramos en colágeno, la proteína que conforma la mayor parte del tejido conectivo, piel y huesos.

Se encuentra formado por cadenas de tres aminoácidos (glicina, prolina y lisina) y existen más de veinte tipos de colágeno, dependiendo de la zona corporal en la que se encuentre. En los tendones predonima el colágeno de tipo I, cuya función es la de ofrecer resistencia a las cargas mecánicas.

Pero consumir colágeno no nos va a aumentar directamente la cantidad de colágeno de nuestro organismo. Como el colágeno es una proteína, al pasar por el tracto digestivo se degradará en sus componentes, los aminoácidos. Éstos son los que pasarán al torrente sanguíneo para luego ser reclutados para generar colágeno nuevamente.

Es decir, al consumir colágeno estamos aportando el sustrato que necesitan nuestras estructuras para volver a generarlo o repararlo.

Entonces será sencillo conseguir alimentos que nos ayuden. La gelatina que compramos en todos los supermercados está hecha del tejido conectivo de animales, extraído al ser hervido en agua. Más del 90% del residuo seco de la gelatina está compuesto por colágeno, por lo que representa una manera simple de consumirlo. Luego podemos obtenerlo de las carnes (incluyendo al pescado) y el huevo, así como cortes de carne con hueso y cartílago para realizar caldos, ya que están compuestas en gran proporción por colágeno.

Una opción vegana al colágeno puede ser el consumo de extensina; una proteína rica en hidroxiprolina, al igual que el colágeno, y que se encuentra en la pared celular de algunas plantas.

Existen suplementos alimentarios que ofrecen en su composición aminoácidos necesarios para la producción de colágenos, además de minerales y vitaminas que intervienen en ese proceso, o directamente, se puede acudir al consumo de colágeno en cápsulas.

La mayor parte de la evidencia científica en relación a los suplementos está desarrollada por las mismas empresas que los producen, por lo que al haber un cierto conflicto de interés, no se puede determinar por el momento su efectividad, así como tampoco su inefectividad.

Lo que yo haría como fisioterapeuta y paciente, hoy:

Estas son las medidas que yo tomaría hoy mismo si tuviera que tener una actitud activa en cuanto a la salud de mis tendones:

Agua.

Beber entre dos y tres litros de agua al día. Es un error que me viene desde la infancia. Pero una vez que te habitúas a tomarla, es una parte necesaria de tu día a día.

Omega 3.

Tomaría las cápsulas de aceite de pescado así como introducir semillas de lino y chía y las nueces, sin perder de vista el resto de alimentos (en definitiva, sería reforzar con los alimentos de alto contenido en el nutriente que queremos consumir, y que habitualmente no utilizamos).

Magnesio.

Tomaría un suplemento de magnesio y me centraría en el consumo de almendras y frutos secos, legumbres, avena, y chocolate en tableta , puro al 100% (no lo que nos venden como tal, con azúcar).

Vitaminas A C + E.

Zanahoria, zumo de naranja, frutos secos y añadiría algunos como el kiwi, brócoli, grossella negra, cacahuetes y aguacate o palta. Siempre podemos mirar cuáles consumimos poco, e insistir un poco más en ellos.

Colágeno.

Teniendo en cuenta que no quiero aumentar mi ingesta de carne y que la gelatina no es de mi mayor consideración, tomaría el camino de tomar un suplemento de colágeno, de la mano de una marca reconocida, como la de Ana María Lajusticia.

Version de 450 comprimidos >>
Version de 900 comprimidos >>

Estilo de vida.

Cambios en aspectos como la alimentación son imprescindibles; pero también hay que ajustar el ejercicio a la situación y a las necesidades de los tendones, mejorar las horas de descanso, uso de calzado de calidad (hacer un estudio dinámico de la pisada si lo requiere) o mantener un peso adecuado, para poder cubrir los posibles puntos débiles que nos impidan mejorar o que nos hagan recaer.

Por último, no te olvides de consultar a tu médico y nutricionista de referencia, sobre todo si tienes dudas al respecto o si padeces alguna enfermedad de base. Como en todo ámbito, excedernos en algo determinado a veces puede ser contraproducente.

Recuerda comentar y compartir este artículo si sabes de alguien que necesite comenzar a cuidar sus tendones con un poco de conocimiento, y con mucho sentido común.


¿Te ha sido de ayuda lo que has leído?

Escribo porque me gusta, y más me gustaría tener más tiempo y recursos para seguir escribiendo y subiendo contenidos de calidad y dedicar más tiempo contestar todas vuestras preguntas y comentarios. Gracias a tu aporte podré derivar más tiempo a esta actividad que me apasiona. !Hazte Patreon!


No lo digo yo, lo dice la ciencia:


También te puede interesar:

Publicado por Carlos

Padre de dos pequeños seres maravillosos. Enfermero intrahospitalario. Fisioterapeuta especializado en Terapia Manual, enamorado del Método McKenzie, entregando el corazón y las manos en Palma de Mallorca.

123 comentarios

María Eugenia Bombelli

Muchas gracias por tu información me ha sido muy útil. Bendiciones

Gracias María Eugenia por tus palabras.
Un saludo.

Patricia Morales

Hola Carlos gracias por la información tengo ya 10 anos con inflación en mis músculos ya me isieron muchas pruebas y lo único que me dan es iprofen me mandad a terapia y nada, boy a seguir tus recomendaciónes gracias.

Hola Patricia, espero que mejores y que tomes parte de tu recuperación con ejercicio. Muchas veces es el factor clave.
Saludos!

Me encantó tu artículo . Acabo de lastimarme el tendón y ligamentos de la muñeca practicando verticales y contorsion y la verdad que necesitaba un artículo así de compelto que me diera un panorama amplio sobre que hacer para ayudar a mi recuperación . Genial 👌gracias !!!!

Gracias Alma por tus palabras. Saludos!

Hola me gusto la informacion .´Hace dos meses hice mal unos ejercicios por lo que sufri consecuencias fui a un traumatologo y me hicieron una resonancia la cual arrojo tendinosis leve en el tensor de la facsia lata eisquiotibiales, aductores , gluteos el dolor es agudo ahora la situacion es complicada por lo que no te hacen rehabilitacion tampoco me dieron nada que calme el dolor que podria recomendarme.

Hola Lisa,
Muchas veces realizar ejercicio específico de esa musculatura resuelve el problema. Puedes ponerte en contacto con un fisioterapeuta en tu zona para que te prescriba ejercicio terapéutico.
Un saludo y a ponerse bien!

Hola estimado
Muy interesante tu relato sobre los tendones y cosas que tomar para refirzarlo. Yo padesco de dolor de mi hombro derecho desde El 2018 hasta hoy en dia, no se si sea tendinitis o Algo que tenga que ver con los tendones, visite un medico primero y me receto ibuprofen 800 mg, despues me envio con un fisiatra y me mandaron a hacer un estudio nuclear de mi hombro tipo placas y no salia nada grave pero la dolencia siempre la Tengo, que puedo hacer estimado? Continuo trabajando y actualmente uso Unas hombreras que he comprado por internet que me Han ayudado pero continuo con dolor en mi hombro izquierdo. Muchas gracias.
Espero que me pueda dar algun consejo.

Hola Guillermo,
este tipo de alimentación favorece sobre todo a pacientes que han sido intervenidos y que tienen unos requerimientos específicos.
De todos modos, te recomiendo que te hagan fisioterapia manual en tu hombro y te prescriban ejercicio terapéutico, que de las cosas que mejor efecto tienen en este tipo de patologías.
Un saludo y que todo salga abien.

Hola… mi consulta es la siguiente me lastime mi pierna en un partido de futsal …lo cual pensé que no era grave deje pasar dos meses…lo cual sentí dolor y fui al médico este me mando a sacarme una ecografía … lo cual resultó que tenía roto el 95% de mi tendon de aquiles…ahora me dijeron que necesito una reconstrucción de mi tendon y un injerto…la cirugia me la harán en dos días…..¿ cual sería el diagnóstico que usted me daría…..??
GRACIAS !!!!!!

Hola Gustavo, siento tu difícil momento.
El diagnóstico ya te lo han dado. Seguramente te harán este tipo de intervención ya que el tendón se suele retraer si pasa demasiado tiempo sin intervenirse, siendo probablemente tu caso.
Espero que todo haya salido bien.
Éxitos en tu recuperación!

Hola, me ha gustado mucho tu publicación, yo tengo rotura casi completa del supraespinoso derecho, me han enviado a RHB, aún no empezado
Tomo micronutrientes naturales 100%
Un suplemento de omegas 3,5 ,6,7 y 9
Como ves es muy completo, además de todas las vitaminas, sigo una dieta saludable

Hola Silvia,
Gracias por comentar.
Siemore es una opción interesante acompañar la rehabilitación de otros duidados.
Ahora tocará comenzar a moverse y reforzar.
Un saludo!

Gracias Carlos, es un aporte interesante, vere quien realiza esa terapia. Desde ya muchas gracias. saludos

Hola Carlos, quisiera saber que puedo hacer tuve una lesión durante de un partido de futbol ya más de hace 2 años la cuál pensé que había sábado pero hace más de 1 años volví a tener una segunda lesión la cual ya me preocupa bastante por qué la verdad pensé que sería pasajera y el no atenderme me está aterrizando ya que por movimientos extraños me regresa ese dolor insoportable el cual hace que ande cojeando
¿Quisiera saber si me puedes ayudar?
Gracias y bendiciones a todos tus seguidores

Hola Jesús,
Necesitaría realizar una exploración y hacer una evaluación clínica para poder ayudarte.
Si estás en Palma de Mallorca lo podemos trabajar.
Un saludo!

Hola Carlos, muy bueno todo! por un accidente tuve politraumatismo cervical, despues hombro congelado y estoy peleando con tendinitis en los dos hombros hace varios años, me aplicaron corticoides,use cuello de filadelfia, fisioterapia,desinflamatorios, hozonoterapia,proloterapia, yoga,( con yoga resolvi hernias de disco lumbar y servica l) por lo que lei en tu blog de alimentacion es practicamente un 70% lo que consumo. Me es dificil dormir por el dolor, me muevo y los hombros hacen chasquidos y la cervical suena como un latigazo, hacia arriba practicamente no puedo levantar ningun peso. Recurro a tus conocimientos y practica por sugerencias que tengas para resolver la movilidad y quitarme los dolores. Desde ya muchas gracias . Saludos

Hola Juan,
La alimentación puede ser un gran aliado en el cuidado de los tendones.

Entiendo que tu patología conlleva cierta complejidad y que requiere de mucha valoración para intentar resolverla.
Por otra parte, mencionas el traumatismo cervical. Podrías buscar un fisioterapeuta formado en el Método McKenzie para que valore si parte de esos síntomas proviene de tus cervicales y no de tus hombros.
Espero haber podido ayudarte.

Un cordial saludo!!!

Hola muchas gracias por toda la información. Yo tuve operacion del tendon de aquiles el 11 de febrero. A un poco más de 1 mes entramos en cuarentena por todo esto del coronavirus, por lo que generó cambio de traumatólogo que por suerte conseguí siga mi tratamiento, pero no he podido aún realizar las sesiones de quinesiologia…solo realizó ejercicios básicos en casa , bicicleta fija ,etc … logre dejar las muletas puedo caminar pero el tendon está demasiado tenso , duro…no logró aún caminar normal , hasta tanto pueda conseguir seguimiento Fisioterapeutico que me recomienda realizar , a modo de ir ganando mayor flexibilidad del tendón y normal desplazamiento?. Mil gracias, Saludos.

Hola Marcelo, gracias por comentar!

Ganar movimiento es una de las tareas fundamentales de tu recuperación. Si ya vas tres meses tras la intervención, hay muchas cosas que podés hacer.
Movimientos hacia el final de la flexión plantar, movimientos asistidos para recuperar flexión dorsal, ejercicios de fuerza, ejercicios de equilibrio, etc.
Hay un post en los enlaces en el que podrás ver ejercicios que podrás realizar.

Agradezco que hagas una peque-a valoración de mi trabajo en el siguiente enlace.
Fisiodue. ⭐⭐⭐⭐⭐

Deja un comentario