ejercicio para el dolor

Aliviar el Dolor de tus Pacientes con Cinco Puntos Clave

Aliviar la Sensibilidad al Dolor Desde una Actitud Activa

Como he prometido hace unas cuantas semanas, hoy procedo a ampliar la Infografía sobre cinco de los puntos clave que se pueden tener en cuenta para aliviar y mejorar la tolerancia al dolor.

En ella hablaba de realizar actividad o ejercicio físico, complementarlo con estiramientos, de forma regular, respetar un mínimo de horas de sueño, cambiar y mejorar la alimentación, y nunca menos importante, conocer y comprender los motivos de por qué padeces dolor según en la condición en la que te encuentres.

Iré detallándolas una a una. Comencemos.

 

1. Actividad Física.

Realizar actividad y/o ejercicio físico puede mejorar tu nivel de tolerancia al dolor y aliviar tus síntomas. Pero antes de explicarlo, vamos a definir ambos conceptos, según la OMS:

Actividad física: cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía.

Ejercicio físico: es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Si de forma habitual incorporamos el ejercicio o actividad física apilates nuestra vida, los tejidos se verán sometidos a una
carga o estrés a los que nos adaptamos paulatinamente; con esto no sólo mejorará nuestro sistema cardiorrespiratorio e inmunológico, entre otros, sino también  nuestro sistema musculoesquelético, aumentando nuestra capacidad de resistencia ante estímulos que bajo otras condiciones nos resultarían agresivos. Existe evidencia que respalda que en pacientes con dolor de la columna lumbar, el efecto de seis meses de ejercicio continuado, tiene mejor efecto que un tratamiento farmacológico o que un tratamiento de fisioterapia, además de prevenir recidivas.

 

2. Realizar estiramientos.

Si de forma regular realizamos estiramientos de la musculatura, obtendremos ejercicio y dolor
beneficios en cuanto a nuestra amplitud de movimiento sin restricciones. Son tan válidos los estiramientos realizados de forma independiente, sí y sólo si los haces bien, como acudir a actividades tales como Yoga o Pilates, o simplemente a clases  de estiramientos en grupo con tu fisioterapeuta. La importancia de estirar de forma constante viene dada por la consecución de un mayor rango de movimiento libre como efecto directo y principal.

Recomendaciones:

Estirar durante al menos treinta segundos. Está evidenciado que recién a partir de los treinta segundos de estiramiento de un músculo se consigue un cambio de la longitud de la fibra  muscular.

     No generar dolor durante el estiramiento. Producir dolor durante el estiramiento puede conducir a una respuesta defensiva que en lugar de aliviar, nos produzca mayor dolor aún. La sensación debe ser de tensión, no de molestia o dolor, sobre todo si es desagradable.

 

3. Aumentar tus horas de sueño

Sin lugar a dudas, la mejor manera de comenzar el día, es terminar bien la noche anterior. Un buen descanso proporciona una mejor capacidad de atención, aumento en la productividad, y además se empieza a comprender que mejora la tolerancia a los estímulos dolorosos.Descanso nocturno

Se ha demostrado que tomar medicamentos que disminuyen las horas de sueño y la fase REM aumentan la sensibilidad al dolor. Sumado a esto, en un estudio hecho con sujetos a los que se les permitió dormir más horas de lo habitual durante cuatro noches, reaccionaron mejor ante estímulos dolorosos que aquellos que realizaron sus horas de sueño habitual. Además de esto, mostraron mejor agudeza mental.

Aumenta tus horas de descanso nocturno; esto ayudará a aliviar tus dolores.

4. Mejorar tu alimentación.

Teniendo en cuenta que existe una serie de alimentos que, entre otras propiedades, producen un efecto antiinflamatorio en el organismo, no tenemos mejor opción que añadirlos a nuestra lista de alimentos
habituales. Entre ellos tenemos:

  • Cúrcumagengibre cúrcuma antiinflamatorios
  • Papaya
  • Cebolla
  • Jengibre
  • Crucíferas (col, brócoli, etc.)
  • Té verde y blanco
  • Semillas de lino (omega 3)
  • Algas pardas, rojas y azules
  • Nuez
  • Granada
  • Frutos rojos

Con esta pequeña lista tienes, al menos, como para empezar a adoptar algunos cambios en tu alimentación.

La doctora Odile Fernández explica en su libro Mis Recetas Anticáncer cómo funcionan algunos de estos alimentos, que además de antiinflamatorios, participan y estimulan mecanismos que combaten tanto en la prevención de algunos tipos de cáncer, como durante el proceso de la enfermedad. Si te interesa conocer un poco más acerca de este tipo de alimentos, te recomiendo ampliamente este libro, basado en una lista interminable de estudios científicos.

 

5. Comprender el motivo de tu dolor.

Cada día se comprende más cómo funciona el proceso del dolor tanto a nivel central (cerebro), como periférico (resto del cuerpo). Y aunque aún falta muchísimo camino por recorrer, se ha llegado a evidenciar que si un paciente conoce los motivos por los cuales siente dolor, se hace consciente de ello, y toma la iniciativa en cuanto a la toma de decisiones, terapias y ejercicios (como ejemplo de ello la Imaginería Motora Graduada), puede llegar a mejorar su padecimiento más y mejor que un paciente pasivo, que no comprende los motivos de su dolor, y que sólo espera que una persona o un tratamiento le produzca la analgesia que necesita.Comprender el Dolor

Como propuesta de inicio hacia una actitud activa en el manejo del dolor, sería imprescindible que el paciente leyese el libro Explicando el Dolor, al cual considero una de las biblias de la profesión sanitaria; es de muy fácil lectura y adictivamente gráfico; probablemente puede leerse en dos tardes. No es necesario que el paciente tenga conocimientos de terminología médica, ya que está pensado para resolver las dudas de aquellos pacientes que cursan con un dolor crónico y que desconocen por completo lo que les ocurre. Sin lugar a dudas, es literatura obligatoria para todos los profesionales sanitarios.

 

Bonus:

El estilo de vida autoimpuesto tanto por nosotros mismos como por la economía de consumo, ha hecho cambiar por completo el patrón de nuestros ritmos biológicos y de nuestra estabilidad emocional. Siendo conocido el hecho de que un estado emocional debilitado puede conducir a un sistema inmunológico lábil, no es un hecho menor que en algunas ocasiones debamos apuntalarnos acudiendo a algún profesional de la salud tales como un psicólogo,un psiquiatra, o simplemente decir basta; bajar el ritmo, tomarnos nuestros tiempos, liberar nuestros sentimientos y eliminar aquellas situaciones que nos provocan estrés y alteran nuestra tranquilidad interna. O quizás el deporte, el aire libre o el tiempo para recrearnos pueda ser la clave.

En definitiva, que el dolor no sólo se puede aliviar con analgésicos y fisioterapia; existen unas cuantas medidas que el paciente puede tomar para empoderarse y tomar las riendas de su afección; estas medidas no sólo implican un cambio durante un tiempo considerado, sino un cambio de estilo de vida, con las hermosas consecuencias en todos los sistemas y aparatos corporales. La evidencia científica hoy está de nuestra parte, y cada vez nos aporta más armas para combatir las adversidades que se nos presentan; es obligación ética y moral por parte de los profesionales de la salud el dar a conocer este cambio de actitud y los motivos por los que lo debería de hacer.

 

Te propongo algo…

Si conoces a alguna persona, o tienes algún familiar o paciente que padece algún tipo de dolor (sobre todo crónico), hazle llegar este post para que como mínimo, sea conocedor y consciente de que también depende de su propia iniciativa el poder aliviar su malestar. Quizás entre los dos lo convenzamos.

Espero que estas palabras te hayan sido de gran ayuda, y si ha sido así, comenta lo que te plazca, comparte y difunde. Esto se tiene que saber. Mientras tanto, sigo soñando con pacientes empoderados por doquier.

 

No lo digo yo, lo dice la ciencia:

Author Info

Carlos

Enfermero intrahospitalario. Fisioterapeuta especializado en Terapia Manual, enamorado del Método McKenzie, entregando el corazón y las manos en Palma de Mallorca. Padre de un bebote hermoso.

Comentarios ( 3 )

  • Anónimo

    Recientemente he comenzado un web, la información de tu blogg me proporciona mucha ayuda. Gracias por todo tu tiempo y trabajo.

    Saludos

    • Carlos

      Gracias por tus palabras! Un saludo y éxitos con el proyecto.

  • ¡Muy practico! Aplastantes motivos. Manten este liston es un articulo fantastico. Tengo que leer màs articulos como este.

Añade tu comentario