Puntos gatillo

Punto Gatillo. Qué es y Tratamiento.

Qué es un Punto Gatillo

Imagínate una zona de tu cuerpo que dispara un dolor intenso, no sólo en esa zona, sino que además te genera un dolor en otra parte totalmente alejada de él. Éste es el motivo por el cual se llama punto gatillo miofascial o PGM.

 

Por definición, (y según Travell y Simons, los Marie y Pierre Curie de los PGM) el punto gatillo es una zona hiperirritable en un músculo esquelético, asociada a un nódulo palpable hipersensible, localizado dentro de una banda tensa, es decir, en un grupo de fibras musculares tirantes que se extienden desde el punto gatillo hasta las inserciones del músculo.

Comprendo que si estás con dolor, esta definición te la refanfinfla.

Además, existen varios tipos de punto gatillo (activo, latente, central, insercional, clave, satélite), pero esto lo dejamos para el conocimiento de los profesionales, no tienes por qué saber tanto, y sé que tanto no te interesa.

¿Por Qué Tengo Esto?

Existen diversas teorías, aún en discordia, pero en general, un punto gatillo puede estar producido por un trauma, una lesión, un sobreesfuerzo o sobreestiramiento, el cual en condiciones normales genera un proceso inflamatorio que regenera el tejido afectado; sin embargo en algunas ocasiones este proceso se ve alterado y desemboca en una contractura, o banda tensa, que no sólo genera dolor local, sino en otras zonas corporales, mediante el gran comunicador, el sistema nervioso central (SNC). Dicho a lo bestia, un dedo en el enchufe del proceso de reparación corporal. Non ti preoccupare.

Síntomas

  • Dolor local, en la zona donde se aloja el PGM, sobre todo a la compresión.
  • Dolor referido (a distancia), con hipersensibilidad a la presión referida.
  • Disfunción en la movilidad.
  • Fenómenos del Sistema Nervioso Autónomo (hormigueos, pérdida de fuerza, sensación de frío, etc.).

Cómo se Trata

Existen varias formas de tratarlos, y entre ellas nos encontramos con:

Todos estos datos te instruyen, y tienen la máxima de tranquilizarte en cuanto a la presencia de dolores en tu cuerpo, y que comprendas que tienen solución, aunque ya no des más, aunque te tapes con la manta hasta la cabeza y no quieras salir a enfrentar la vida; porque si Marie Curie supo manipular el Radio, tu fisioterapeuta sabrá utilizar sus herramientas para desactivar tu punto gatillo miofascial.

 

No lo digo yo, lo dice la ciencia:

Publicado por Carlos

Enfermero intrahospitalario. Fisioterapeuta especializado en Terapia Manual, enamorado del Método McKenzie, entregando el corazón y las manos en Palma de Mallorca. Padre de un bebote hermoso.

Deja un comentario