Relax, take it easy

Hipertensión arterial y la importancia de evitar el estrés

Bajá un Cambio

Tienes familia hipertensa, tienes hipertensión, o no (o jamás te la miraste); tienes un nivel de estrés importante, ya sea debido a causas laborales, económicas, emocionales, realmadridísticas o barcelonísticas; cualquiera de esos indicativos merece concluir que se rifa un accidente cerebrovascular (ACV), entre otras catástrofes, y que llevas algunos números comprados.

La presión o tensión arterial se define como la fuerza ejercida por la sangre sobre las paredes arteriales, y tiene dos estadios; la tensión arterial sistólica (TAS) y la diastólica (TAD); la primera ocurre durante la contracción del corazón o sístole, y representa la tensión máxima; la segunda, ocurre durante la relajación del corazón o diástole, y se corresponde con la tensión mínima que se ejerce en las paredes arteriales.

Si hablamos de hipertensión arterial (HTA) la podemos subclasificar en primaria y secundaria; en la HTA primaria o idiopática aún no ha podido esclarecerse el mecanismo a través del cual se produce, aunque se sabe que existen varios factores no modificables influyentes como son la herencia genética, la edad, el sexo (mayor predisposición en el hombre hasta que la mujer entra en la menopausia, y se igualan), la raza (mayor proporción en personas de color negro), así como también existen factores modificables como son la obesidad, el sedentarismo, el consumo de alcohol, el uso de anticonceptivos orales, entre otros. Por otro lado, tenemos la HTA secundaria, que viene dada como consecuencia de otra patología, como pueden ser enfermedades renales, hormonales, neurogénicas, tumorales, vasculares, yatrogénicas (causadas por fármacos, drogas, etc..) y otras muchas causas.

Pero para reducir la probabilidad de que nos tengamos que tomar una o más pastillitas por el resto de nuestros días, o peor aún, que le alteremos la vida a nuestros hijos y familiares con un infartazo cardíaco o con un ACV, podemos tomar ciertas medidas capaces de modificar nuestras circunstancias y de disminuir nuestro riesgo cardiovascular. Dieta reducida en grasas saturadas (la vieja y maltratada dieta mediterránea), consumo moderado de hidratos de carbono (azúcares), inicio de actividad o ejercicio físico, eliminación del consumo de tabaco y de alcohol, pueden ser suficientes como para generar este cambio, y más. Luego, existen medidas alternativas a otros problemas biopsicosociales como puede ser acudir a un psicólogo (antes se estilaba más el confesionario), blanquear tu vida paralela, divorciarte, hacer un viaje y reconceptualizar, o mirar televisión y ver que los famosos tienen una vida más patética que la tuya (aunque esto implica demasiado sofá). Cada uno debe ser dueño y responsable de sus actos, pero si son coherentes, mejor.

Y una cosa he de aclarar; estar nervioso no implica tener la tensión elevada, pero sí una situación estresante o emocional puede generarla, por lo que si uno tiene factores de riesgo de antemano o ya padece de HTA, lo mejor es bajar un cambio e intentar tomarse los acontecimientos de la vida de otra manera; take it easy my friend!

hipertensión arterial

hipertensión arterial

Os dejo una herramienta muy útil para calcular el riesgo cardiovascular:

http://www.formulaframingham.com.ar/

Data de Interés:
http://www.who.int/features/qa/82/es/

http://www.hospitalaleman.org.ar/prevencion/acv-podemos-prevenirlo/

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000468.htm

Author Info

Carlos

Enfermero intrahospitalario. Fisioterapeuta especializado en Terapia Manual, enamorado del Método McKenzie, entregando el corazón y las manos en Palma de Mallorca. Padre de un bebote hermoso.

Sin Comentarios

Añade tu comentario