Imaginería Motora Graduada en el Dolor Cronificado

Imaginería Motora Graduada. Neurorehabilitación.

 

Imaginar, eso que es nuestra principal habilidad cuando niños, y que lamentablemente dejamos de lado con el correr del tiempo, parece ser que ayuda a disminuir el dolor cronificado; no estamos hablando de poner el segundo y tercer dedo en ambas sienes para empezar a frotar insistentemente. No, no nos hace falta llegar a ese extremo; la Imaginería es algo mucho más simple.

Imaginería Motora Graduada

Cuando se lleva un tiempo prolongado con un dolor que no se ha podido aliviar, y algún sabiondo cercano te dice que el dolor está en tu cabecita, y que tenés que cambiar de actitud, en parte tiene razón, y en parte no. Lo que no sabe tu estimado ignorante (al menos en cuanto a fisioterapia se refiere) es que en muchas oportunidades el dolor no se debe a que nos hacen falta unas cuantas horas de diván (aunque a veces sí), sino que pasado un tiempo, la corteza del cerebro modifica su estructura y funcionamiento debido a los constantes estímulos que recibe y que interpreta como nocivos o dolorosos, ya sea por presencia de lesión, o por simple protección de esa zona tiempo atrás dañada. Es decir, que en muchos casos la lesión ya no existe, pero el cerebro, que está aprendiendo mal, sigue interpretando esa información como algo negativo.

Y aquí es donde aparece la Fisioterapia para decir que no, que sólo hay que imaginarlo, y que es factible de intentar. Si hablamos de la Imaginería Motora Graduada, podemos resumir en pocas palabras que consiste en pensar en la realización de un movimiento que nos genera dolor, pero sin llegar a realizarlo. Por ejemplo, si el dolor proviene del cuello al girar a la izquierda (u otros síntomas, como pueden ser las náuseas), sólo hay que imaginar ese movimiento de forma lenta y repetitiva, para que sin reproducir el dolor, el cerebro reciba estímulos no dolorosos relacionados con ese mismo movimiento, y empiece a “comprender” que esa zona no está realmente lesionada, y que sólo es un fallo de comunicación interna.

En algunas circunstancias se pueden despertar los síntomas a pesar de no estar en movimiento; en ese caso se puede realizar una modificación, que es imaginar sólamente una parte del recorrido de ese movimiento; siendo en el ejemplo del dolor asociado a la rotación izquierda del cuello, imaginar que giramos la cabeza hasta la mitad, o que miramos hacia la izquierda sin hacer el giro hacia ese mismo lado.

Es de suma relevancia aclarar que para poder aplicar esta técnica se necesita ser previamente explorado por un fisioterapeuta, quien tiene la capacidad de detectar qué es lo más recomendable para la afección que se padece, además de educar en la forma correcta de hacerlo, frecuencias, y progresión de los ejercicios.

Entre otras técnicas y métodos que emplea la fisioterapia, la Imaginería Motora Graduada es una herramienta más para combatir el dolor cronificado.

 

No lo digo yo, lo dice la ciencia:

Author Info

Carlos

Enfermero intrahospitalario. Fisioterapeuta especializado en Terapia Manual, enamorado del Método McKenzie, entregando el corazón y las manos en Palma de Mallorca. Padre de un bebote hermoso.